Por Andece

Hay países como España donde se ha producido una actividad constructiva muy intensa en los últimos años siendo uno de los principales motores de la economía A corto plazo, no hay perspectivas de que la construcción de nuevas viviendas vuelva a niveles de antes de la crisis y, por ello, las políticas actuales están incentivando la rehabilitación del parque edificatorio existente. En este campo, la industria de los prefabricados de hormigón puede jugar un papel reseñable en la rehabilitación de edificios permitiendo lograr importantes mejoras en las características de los inmuebles.

Situación actual

Existen varios programas y/o actuaciones en este sentido como son el Programa de Ayudas para la Rehabilitación Energética de Edificios existentes del sector Residencial (uso vivienda y hotelero), programas de financiación autonómicos, pero todo ello queda derivado principalmente de  la Ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas. Esta Ley tiene por objeto regular las condiciones básicas que garanticen un desarrollo sostenible, competitivo y eficiente del medio urbano, mediante el impulso y el fomento de las actuaciones que conduzcan a la rehabilitación de los edificios y a la regeneración y renovación de los tejidos urbanos existentes.

Algunos datos ponen de relevancia la importancia que puede tener la rehabilitación de viviendas:

– Según el último informe de Tinsa, que a principios de 2014 aún había en España un excedente de stock en el mercado inmobiliario de 400.000 viviendas.

– Según el Informe GTR 2014 Estrategia para la Rehabilitación, donde indica que la rehabilitación de 10 millones de viviendas hasta 2050 puede crear más de 150.000 empleos.

– El volumen de negocio en rehabilitación se mueve en el entorno de los 20 billones de euros desde 2003 hasta 2010, alcanzando en 2011 una inversión de 21.789 billones de euros que representa el 35% del total de la inversión residencial (Fuente: Observatorio de Vivienda y Suelo. Boletín Especial de Rehabilitación y Alquiler).

Rehabilitación frente a obra nueva

No obstante, el primer ejercicio que debe realizarse antes de acometer cualquier obra de rehabilitación parcial o integral de una construcción existente, debería ser la valoración del coste de la actuación desde todos los puntos de vista y compararlo con el que supondría su reconstrucción total. En este enfoque debe tenerse en cuenta la vida útil del edificio tras la rehabilitación y la posible vida útil de una obra nueva, las molestias en el entorno y las ventajas comparativas de un edificio nuevo con uno rehabilitado. Es muy común que determinados edificios sufran constantes obras de reforma, con el consiguiente coste económico y perjuicios a los propietarios o inquilinos y al entorno, que podrían resolverse con una actuación integral de reconstrucción.

Soluciones con elementos prefabricados de hormigón para rehabilitación de viviendas

Dentro de este campo, debemos discernir en el tipo de rehabilitación que se acometa y ver el papel qué pueden desempeñar los elementos prefabricados de hormigón:

ph_rehabilitacin

En este contexto, las principales aportaciones del prefabricado de hormigón radican en elementos más durables, con una mejor combinación de prestaciones (inercia térmica, resistencia al fuego o aislamiento acústico) y, por tanto, de mayor sostenibilidad.

Las rehabilitaciones que tienen como objetivo mejorar la eficiencia energética del edificio, por ejemplo, mediante la instalación de aislantes térmicos y una segunda piel al edificio, son muy adecuadas y encajan perfectamente en la idea de renovación y actualización del parque de viviendas, pero suele requerir importantes inversiones y a menudo se confunden con reformas puramente estéticas que no mejoran significativamente el comportamiento final del inmueble. Aquí, no obstante, las soluciones prefabricadas de hormigón como las fachadas ventiladas de hormigón polímero o con GRC (hormigón armado con fibra de vidrio) cumplen de forma idónea los requisitos funcionales y formales, y además suelen proporcionar un retorno económico de la inversión a los usuarios de forma relativamente rápida.

Rehabilitación de 14.000 m2 de fachada ventilada de hormigón polímero. Antes y después de la obra de ULMA ARCHITECTURAL SOLUTIONS.

Rehabilitación de 14.000 m2 de fachada ventilada de hormigón polímero. Antes y después de la obra de ULMA ARCHITECTURAL SOLUTIONS.

Otro punto importante es la sustitución de elementos deteriorados o que requieran un alto coste en mantenimiento por otros que no requieran la aplicación de pinturas o recubrimientos poco duraderos. Aquí cobran importancia los elementos exteriores de hormigón (fachadas, pavimentos) con función fotocatalítica que contribuyen a reducir la contaminación del ambiente, además de tener propiedad autolimpiante, por lo que sus características estéticas perduran más tiempo.

También podemos hablar de rehabilitación, o más bien de refuerzo o reparación, en ciertas obras de ingeniería civil. Por ejemplo, en puentes deteriorados que hay que reforzar necesariamente, incluso llegando a cortar el tránsito de vehículos por restitución de determinados elementos estructurales; en esos casos, los plazos de tiempo son tan ajustados que no se concibe otra vía de actuación que la del empleo de soluciones industrializadas. Tampoco debemos olvidarnos de los elementos prefabricados para pavimentación como baldosas, terrazo, adoquines o bordillos, materiales muy habituales de cualquier espacio urbano que se regenere.

Retos de futuro 

En el futuro, la demolición de edificios completos será cada vez más escasa, y aumentará la demanda de construcciones o remodelaciones en los edificios ya existentes: el principal motivo de ello son los crecientes costes de la demolición, que se deben, sobre todo, a unas reglas más estrictas relativas a las emisiones de ruido y de polvo, así como las limitaciones del tráfico. En este sentido, las futuras declaraciones ambientales de producto y en las cuales ya está trabajando el sector con el proyecto de norma europeo prEN 16757, valorarán positivamente la deconstrucción de los elementos constructivos por su menor impacto ambiental, y entre las cuales las soluciones industrializadas con elementos prefabricados de hormigón, como elementos desmontables, deberán lograr una mayor aceptación desde la fase de prescripción de proyecto.

Fuentes

Soluciones constructivas con elementos prefabricados de hormigón. Ver

Asociación Nacional de Fabricantes de Pavimentos Prefabricados de Hormigón con efecto descontaminante. Ver

Programa de Ayudas para la Rehabilitación Energética de Edificios existentes del sector Residencial (uso vivienda y hotelero). Ver