Pages Navigation Menu

BLOG

Previfoc empresa de Protección de incendios, nos cuenta la normativa sobre esta materia

Previfoc empresa de Protección de incendios, nos cuenta la normativa sobre esta materia

Diseño

Es sabido por todos que evitar cualquier accidente, pero sobre todo proteger la vida  es la finalidad máxima de los sistemas de detección de incendios y alarmas contra incendios. Sin embargo, a diferencia de lo demandado por las nuevas tecnologías,  dichos  sistemas no han tenido una revisión veloz. Actualmente por ello la evolución técnica obliga a una revisión constante de los criterios de diseño, puesta en marcha, mantenimiento o instalación de todos los aparatos encargados de la detección de incendios. Dado que la revisión de las alarmas de incendio así como  el funcionamiento de los otros equipos se realiza de forma remota, el propio sistema brinda una información novedosa y  más al alcance. 

PRINCIPALES CAMBIOS DE LA NUEVA NORMATIVA

El cambio que bien se podría destacar como el de mayor interés es el que está relacionado con la  redefinición de la distancia máxima entre el detector y punto del techo y cubierta, así pues, en lo que respecta a los detectores lineales de haz óptico o barreras, se produce una ampliación de la superficie vigilada máxima a 1600m2. La referencia a la distancia máxima de 100m, con la nueva normativa queda limitada a la declarada  por el fabricante en sus prestaciones y a la superficie máxima.

Mientras que la superficie máxima cubierta por una barrera será la establecida para una zona determinada, es interesante saber que, con otros sistemas de detección de aspiración existe una equivalencia fuerte.

Añadir también que ha sido reescrito nuevamente todo lo relacionado con el cambio del apartado de detección,  en espacios de gran altura. 

LA NUEVA NORMATIVA EN CUANTO AL MANTENIMIENTO DE LOS SISTEMAS DE DETECCIÓN DE INCENDIOS

En lo referente al penúltimo párrafo  72. A.11.2.1, aun cuando hace referencia al mismo texto que la norma anterior, decir que ya no es meramente informativo, sino normativo, y va en relación a la vida media de los detectores automáticos de incendios en condiciones ambientales normales es de 10 años, una vez pasado este tiempo se debe proceder a su sustitución. Cabe destacar sin embargo que su tiempo de vida puede verse afectado y en consecuencia, este terminio de amortización se vería drásticamente rebajado, en caso de que las condiciones ambientales se presenten severas y se expongan a variaciones de humedad,  presencia de serrín, harinas, aceites o polvo en general.

La corrección y por tanto la mejora en la norma UNE 23007-14:2004 de Seguridad contra Incendios, se ha hecho posible gracias a empresas encargadas a ofrecer servicios de protección contra indencios como Previfoc, usuarios e ingenieros, pero sin lugar a dudas guiándose también por los nuevos cambios tecnológicos así como también  por los criterios dictados por estándares de orden mundial.

Para ampliar la información, puedes consultar la normativa íntegra aquí.

Sin título

468 ad

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.