Arquitectos de estudios referentes y las tres Administraciones han analizado el estado del parque edificatorio público en el foro Ágora, que ha tenido lugar en el showroom de Ofita en Madrid, organizado por el Grupo Vía.

Durante la jornada, además, se han expuesto proyectos realizados en edificios administrativos, nuevas ideas para reinventar los edificios de propiedad pública, el papel de la sostenibilidad en la rehabilitación y las claves para modernizar los equipamientos de titularidad pública.

Martín López, Director Comercial de Ofita, ha inaugurado el foro recordando que esta empresa es una de las de mayor trayectoria en el equipamiento de edificios públicos en España. “Llevamos la friolera de 47 años amueblando oficinas en el mercado público para las 3 Administraciones, que hoy están aquí representadas”.  Además, en su intervención ha esbozado unas pinceladas generales sobre las nuevas tendencias en el equipamiento de oficinas, “que ya son comunes en los grandes proyectos de oficinas de compañías privadas y que poco a poco, y en alguna medida, han empezado a impregnarse también en el mercado público”, según ha comentado.

Ha resaltado que “el modelo de trabajo tradicional ha muerto”, porque la transformación de la tecnología está configurando un escenario casi caótico, e impactando como nunca en nuestros modos de trabajo y organizaciones.  Están apareciendo nuevas formas de trabajo, donde se flexibilizan el factor  tiempo y el espacio, y eso da lugar a modelos organizativos diferentes.

“Las empresas están modificando la forma de trabajar de un concepto totalmente caduco. Pasamos de sentarnos en el mismo puesto de trabajo cada día, durante toda la jornada laboral, a una forma de trabajar autónoma en cuanto a espacio y tiempo, en la que priman los resultados por encima del control y la presencia en la oficina”, ha comentado.

Según Martín López, los estilos de trabajo flexible requieren espacios diferentes, colaborativos para favorecer el trabajo en equipo y la relación personal, en espacios colaborativos. Por ello, mientras el número de despachos disminuye, las zonas de interacción son los espacios que más se están demandando en los diseños de las oficinas del siglo XXI.

Para finalizar, ha  subrayado que son muchas las alternativas que se abren a las empresas en el futuro. Pero es evidente que no todos los tipos de formas de trabajo son aplicables a una misma empresa, ni a todas las empresas, ni que la magnitud del cambio o la forma en que se gestione será la misma. “Cada proyecto requiere una gestión del cambio a medida de cada organización. Por eso, en Ofita hablamos de valor de las Oficinas Personalizables, y nos hemos especializado en desarrollar productos adaptados a cada proyecto para que las empresas obtengan el máximo partido de su espacio de trabajo…”.