KAWNEER, especialista en sistemas arquitectónicos de aluminio y única marca del sector de la construcción del Grupo Alcoa, ha colaborado con sus sistemas arquitectónicos avanzados de muros cortina a que la nueva sede central de la multinacional Deloitte en Amsterdam, “The Edge”, sea reconocida con el galardón BREEAM 2016 en su categoría de Nueva Construcción.

BREEAM es el método de evaluación de la sostenibilidad más importante a nivel internacional para proyectos, infraestructuras y edificios de gran envergadura y con este reconocimiento, la organización que lo gestiona, pone de relieve las construcciones y edificios diseñados alrededor del mundo con el mejor y más sofisticado concepto de diseño sostenible y eficiente.

En esta edición -en la que el método de evaluación cumple además su 25 aniversario- se ha otorgado la calificación BREEAM más alta jamás alcanzada en la historia del premio (de 98,35%) según los parámetros ambientales y arquitectónicos que el sistema evalúa. A que lo reciba “The Edge” han contribuido los cerca de 17.000 m2 de muro cortina diseñados a medida por KAWNEER para este edificio.

El jurado de BREEAM ha felicitado a todos los profesionales de la cadena de construcción que han intervenido en su desarrollo por su “compromiso, liderazgo y experiencia en el sector inmobiliario sostenible” y ha puesto de relieve, también, “que el edificio de oficinas de Deloitte incorpora la más grande variedad de paneles fotovoltaicos en el tejado y en su fachada sur de un edificio de estas características en toda Europa”.

“The Edge” ha sido diseñado por el estudio PLP Architecture que ha confiado en KAWNEER para el desarrollo íntegro de su fachada y ha resultado el ganador después de quedar finalista con otros cuatro proyectos arquitectónicos de los 40 iniciales que optaban al premio.

Los premios BREEAM cuentan también con otras categorías para proyectos de Rehabilitación o edificios en uso. A nivel mundial ya se han emitido más de 530.000 certificados BREEAM en 70 países de todo el mundo y casi dos millones y medio de edificios se han registrado para ser evaluados desde el comienzo de su andadura.