Las tarimas para piscinas, en su gran mayoría trabajadas en madera, nos posibilitan embellecer el espacio destinado a la pileta en el jardín de la estancia. Además, las mismas permiten crear un camino para acceder al sector de la piscina sin tener que arruinar el césped, para el cual la madera ofrece importantes ventajas comparativas en cuanto a otros materiales, porque por ejemplo no se recalienta tan fácilmente como el cemento, algo vital en un área de la casa donde la mayor parte del tiempo caminamos descalzos.

Un tema importante a añadir es que la instalación de estas tarimas de madera es muy sencilla, y que además son ideales para evitar deslizamientos involuntarios. En estas imágenes disfrutamos de un diseño con tarimas de madera embellecido con maceteros en el mismo color y material que complementan la parquización efectuada alrededor de la piscina.

Otra alternativa de lujo para la piscina de jardín es instalar una tarima de madera que funcione como terraza. Hay que tener en cuenta como acondicionar la zona de la piscina, ya que será determinante para la decoración integral de esta zona de nuestro jardín.

 

Exigencias a un suelo de piscinas

pre-grooved teak decking

Para que un suelo de piscina pueda colocarse sin problemas, este debe reunir una serie de requisitos esenciales y adaptados para la circulación con pies mojados para que no pueda causar lesiones a las personas.

A continuación se indican los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de seleccionar un suelo para una piscina.

  • Circulación adecuada a las personas con pies mojados
  • Antideslizantes
  • Aristas redondeadas para evitar daños
  • Que tenga una refracción al calor adecuada.
  • Drenaje de agua
  • Fácilmente lavable
  • Absorción de salpicaduras de agua

Las maderas de exterior utilizadas

La mayoría de tarimas para piscinas están fabricadas con maderas duras de alta densidad y resistentes a la intemperie y a las inclemencias climáticas. Las principales maderas que se utilizan en las tarimas de madera son tropicales,  pero también pueden emplearse maderas frondosas como el pino o el abeto.

IPE

IPENombre botánico: Tabeluia serratifolia
Procedencia: América Central y América del Sur
Coloración: La albura es blanca amarillenta. El duramen varía de pardo aceituna a pardo oscuro. Puede presentar finas vetas pardas.
Propiedades: Es una madera muy pesada, provista de nervios y muy dura. Su chapa es apta al corte a la plana, el mecanizado difícil y el encolado delicado. El clavado y atornillado requieren el uso de taladros previos. El acabado requiere tratamiento previo con tapa poros.

MERBAU

Aqsis Renderer, 2261 secs rendertimeNombre botánico: Intsia
Procedencia: Sudeste Asiático y  Oceanía.
Coloración: La albura es amarillenta pálida. El duramen varía de gris-marrón-bronce a marrón oscuro.
Propiedades: Es una madera pesada, medianamente provista de nervios y dura. Su chapa es apta al corte a la plana. Su mecanizado comporta algunas dificultades. Su superficie aceitosa dificulta el encolado. El clavado y atornillado requieren el uso de taladros previos. El acabado requiere tratamiento previo con tapa poros.

TECA

TekaNombre botánico: Tectona grandis
Procedencia: Sudeste Asiático, India, Camboya y Vietnam. Introducida en regiones tropicales del Oeste de África.
Coloración: La albura varía de blanco-amarillo a gris claro. El duramen varía de marrón-amarillo a marrón oscuro.
Propiedades: Es una madera semipesada, con pocos nervios y semidura. Su chapa es apta para el mecanizado y encolado. El clavado y atornillado requieren el uso de taladros previos. El acabado requiere tratamiento superficial previo.

IROKO

OLYMPUS DIGITAL CAMERANombre botánico: Chlorophona excelsa
Procedencia: África Tropical, Sierra Leona, Tanzania, Senegal, Ghana.
Coloración: La albura es amarilla-pálida o blanca-amarillenta. El  duramen es marrón amarillento, pero con el tiempo varía a marrón dorado.
Propiedades: Es una madera semipesada, medianamente provista de nervios y semidura. Su chapa es apta para el mecanizado. El encolado y clavado sin problemas. El acabado requiere tratamiento previo tapa poros.

KHAYA

khayaNombre botánico: Khaya ivorensis
Procedencia: Existen cinco especies distintas distribuidas desde la Guinea Portuguesa hasta Angola y desde el Sudán a Mozambique. La mayor parte de la madera comercializada procede de dos variedades que se exportan desde África Occidental.
Coloración: la madera tiene color rosado pálido variando hasta el pardo rojizo. Propiedades: Es una madera ligera, de fácil secado y estable. Muy manejable, fácil de trabajar y con un buen acabado.

MAKORE

MakoreNombre botánico: Tieghemella africana
Procedencia: Oeste y Centro de África
Coloración: La albura varía de blanquecina a rosada. El duramen es marrón rosáceo, que con el tiempo, varía a marrón rojizo.
Propiedades: Es una madera semipesada, medianamente provista de nervios y semidura. La chapa es apta para el mecanizado y el encolado. El clavado y atornillado requieren el uso de taladros previos. El acabado requiere tratamiento previo con tapa poros.

BOSSE

bosseNombre botánico: Guarea cedrata
Procedencia: Oeste y Centro de África, principalmente en Costa de Marfil y Nigeria. También se le encuentra en América del Sur.
Coloración: El color de la madera es marrón anaranjado, con una tonalidad más pálida para la madera de albura. El duramen se va oscureciendo con el paso del tiempo
Propiedades: La madera de albura está claramente diferenciada, siendo muy similar a la caoba aunque de textura más fina y debido a la exudación de la resina, a veces es bastante grasa. Es muy resistente y homogénea teniendo en cuenta su peso. Se trabaja fácilmente y es muy duradera.

CUMARÚ

CamaruNombre botánico: Dipterix
Procedencia: América Central y norte de la Amazonia.
Coloración: La albura varía de blanca a amarilla. El duramen varía de amarillo pardo a pardo rojizo. Presenta finas vetas oscuras.
Propiedades: Es una madera muy pesada, provista de nervios y muy dura. La chapa es apta para el corte a la plana. El mecanizado es difícil debido a su dureza y a la fibra entrelazada. El encolado es delicado debido a la presencia de aceites. El clavado y atornillado requieren el uso de taladros previos. El acabado, sin problemas.

 

Continúa leyendo el artículo en nuestro Número 02:

http://www.arquitectura-madera.com/revistas/digital/02/#/22/

http://www.arquitectura-madera.com/