Pages Navigation Menu

BLOG

Riwega: La cubierta transpirable es fundamental para la salud, descubre por qué…

Riwega: La cubierta transpirable es fundamental para la salud, descubre por qué…

El aire es una mezcla de gas compuesta por 78% de nitrógeno, 21% de oxígeno y el 1% restante por diversos gases (CO2, vapor de agua, etc.) El vapor de agua no es fácilmente perceptible por el hombre: lo percibe solo en ciertas situaciones en las que, por ejemplo, encuentra una superficie fría (como una ventana) y se transforma en condensación. Al habitar diariamente una casa (lavando, bañándose, cocinando) se produce vapor de agua. Cuando se cocina, se crean aproximadamente 600 – 1500 g/h, bañándose aproximadamente 700 g/h, duchándose alrededor de 2600 g/h de humedad.

Al sumar toda la humedad que cada uno produce en una casa (hablando de una familia media compuesta por 2 adultos y 2 niños), se forman aproximadamente 12-15 litros de agua por día. Esta enorme cantidad de humedad evidencia la importancia de aislar correctamente la casa.

La cantidad de humedad existente en una casa es absorbida solo parcialmente por el aire, por lo tanto, la humedad en exceso se deposita en la superficie de las estructuras si no se elimina con una correcta aireación de las habitaciones. Cuando encuentra superficies más frías, esta humedad es higiénicamente peligrosa porque disminuye el comfort de la habitación y crea daños, como desprendimiento del empapelado, elevación de la madera, formación de manchas y moho en las paredes.

22

Por lo tanto, la permeabilidad al vapor de agua de los materiales y de los paquetes aislantes es un factor importantísimo en todas las estaciones para garantizar la salubridad y el correcto funcionamiento de los materiales. Particularmente en invierno, el aire caliente de las habitaciones contiene mucha más humedad que el aire frío del exterior; esta situación crea una diferencia de presión parcial que tiende a hacer migrar el vapor interno hacia el exterior a través de las estructuras. A este punto, es importante dejar pasar la mayor parte de vapor posible a través del paquete, impidiendo que quede retenido en él y, en consecuencia, evitando la condensación y la formación de agua, moho y hongos. Para garantizar una correcta permeabilidad del vapor de agua, es importante usar una pantalla de vapor que dosifique la entrada en el paquete aislante sin sobrecargarlo de humedad. Del mismo modo, es importante usar membranas transpirables de protección en el exterior, que además de impermeabilizar el paquete contra el agua y el viento, permiten la evacuación total del vapor proveniente del interior.

33

En consecuencia, el fenómeno físico natural que busca el equilibrio de la humedad es la llave de la permeabilidad al vapor de agua. El vapor que transita a través de los materiales no causa ningún daño. Sin embargo, el vapor que se estanca dentro de los materiales puede causar:

– formación de condensación dentro de la estructura,

– reducción del poder aislante de los materiales,

– deterioro de los materiales con el paso del tiempo,

– formación de moho y hongos nocivos para la salud.

Freno al vapor bajo el aislante

Una membrana transpirable sobre el aislante y un freno al vapor (Sd 2 m, DVA 15 g/m2 24h) debajo logran garantizar el paso correcto de vapor en invierno sin afectar al aislante de humedad que podría causar condensación con las bajas temperaturas. En verano, la humedad proveniente del exterior atraviesa la membrana transpirable y el aislante encuentra la posibilidad de secarse hacia el interior.

468 ad

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.