• Esta placa es capaz de resistir la acción del fuego hasta 120 minutos
  • El tiempo que transcurre entre el inicio del fuego hasta la extinción de un incendio puede ser vital a la hora de evacuar un edificio y sobre todo de salvar vidas. 

En materia de incendios lo más importante es prevenir su propagación. Principalmente en edificios con gran afluencia de gente, se busca  la instalación de soluciones y materiales que constituyan un buen sistema de protección pasiva contra incendios. Estos sistemas son vitales en la lucha contra el fuego, ya que permiten que en el caso de que se produzca un incendio, actuar como primera barrera de defensa, impidiendo o retrasando la propagación del fuego y facilitando la extinción por parte de los servicios de bomberos.

Para optimizar los sistemas  de protección frente al fuego, Knauf ha desarrollado recientemente una Placa Cortafuego (Tipo DF) de 25 mm de espesor, capaz de resistir la acción del fuego hasta 120 minutos. Como sus predecesoras, con menor espesor, la Placa Cortafuego DF es una placa de yeso laminado que incluye como aditivo la fibra de vidrio de 3 a 30mm (0.2% de su peso) que le confiere este buen comportamiento frente a altas temperaturas. Es muy fácil de identificar por el color del cartón rosa en su cara vista y con el dorso de la cara oculta en color crema.

Esta placa está clasificada como un material no combustible (A2-s1, d0) y puede ser utilizada en cualquier unidad de obra, en interior, como aplacado de cierre de los sistemas de construcción en seco y allí donde se requiera una mayor resistencia al fuego. Con la aplicación de doble placa, se puede garantizar una protección de 120 minutos en los sistemas de techos suspendidos continuos, recubrimiento interior de buhardillas y trasdosados autoportantes.

La nueva placa Knauf Cortafuego DF de 25 mm viene en un único formato de 1200×2000 mm y es fácil de manipular y trabajar. Además tiene poca retracción e hinchazón con los cambios climáticos.

Esta nueva placa de Knauf se suma a la gama de productos para la protección pasiva contra el fuego, como el mortero ignífugo Vermiplaster, uno de los más competitivos del mercado que aporta un incremento de la resistencia al fuego de los elementos constructivos del inmueble y la placa  Knauf Fireboard GM-F, compuesta de un núcleo de yeso reforzado con ambas caras revestidas con un velo de fibra de vidrio. Se caracteriza por tener una reacción al fuego A1, lo que la hace especialmente adecuada para ser utilizada en locales con un riesgo de incendio elevado.