• La compañía colabora en los estudios para separar el yeso de los residuos de construcción.
  • Con las placas recicladas se está acometiendo un proyecto de rehabilitación en la prisión provincial de Teruel

La Unión Europea está trabajando en varios proyectos para el reciclaje de residuos de la construcción y demolición (RCDs). Sus objetivos son ambiciosos y quiere reducir en los próximos años un 70% este tipo de residuos mediante el reciclaje y la reutilización de los materiales sobrantes de obras y demoliciones.

Una de las iniciativas que cuenta con la financiación de la Comisión Europea es el proyecto IRCOW, liderado por Tecnalia-Construcción y que también cuenta con el apoyo de la sociedad pública del Gobierno Vasco, Ihobe.

Este proyecto, en el que Knauf está colaborando, analiza las posibilidades innovadoras de reciclar los RCDs y, en especial, los remanentes de yeso, gracias a las tecnologías avanzadas de separación y de posibles procesos para su valorización final.

1

Knauf, que lleva años trabajando en cerrar por completo el ciclo de vida de las placas de yeso laminadas (PYL) participa en este proyecto como colaborador. En la fábrica que la compañía tiene en Escuzar (Granada) se han comenzado a recibir los primeros residuos de construcción y demolición (RCD) y a fabricar nuevas placas de yeso con una parte de este material reciclado.

En la actualidad se están estudiando posibles usos para estas nuevas placas. Otro de los promotores del Proyecto Ircow, Acciona, ha sido el encargado de utilizar parte de esta producción para emplearlas en el proyecto de rehabilitación de la Prisión Provincial de Teruel, cuyas obras de ampliación se están ejecutando.

IRCOW (99)

El proyecto IRCOW ha demostrado claramente la viabilidad técnica del reciclado del Yeso. El objetivo es que mediante técnicas de espectofometría (NIR), similar a la técnica con la que se trabaja en fábricas como la de Escuzar, se pueda separar el yeso que viene mezclado con los residuos de la construcción.

IRCOW (107)

Este material se puede reciclar, una y otra vez, sin reducir sus prestaciones, lo que lo convierte en uno de los productos de construcción más sostenibles. En Europa se instalan anualmente más de 1.600 millones de metros cuadrados de placa de yeso en interiores, por lo que las posibilidades de reciclaje y reutilización contribuirán de forma muy importante a la sostenibilidad en la edificación y la reducción de emisiones contaminantes.