Por Ángel Estévez y Sandra Martin-Lara:

Tras numerosas demoras que sumaban ya más de un mes de retraso, llegó la madera. Estamos a inicios de enero, y se acerca la temporada de lluvias fuertes, que suele ser a partir de marzo, así que, si no agilizamos la obra, probablemente nos agarre en plena construcción de la tapia, lo que no es muy alentador. Elaborar la tapia con lluvia es muy complicado si no se dispone de medios de cubrición, así que no hay tiempo que perder, se debe construir la estructura de madera en el menor tiempo posible.

0003-timber

Previamente se han impermeabilizado y fumigado con aceite de coche usado los cimientos de piedra, ya que es el único fungicida impermeable que disponemos en la zona. No es muy ecológico ni saludable, pero en este caso tenemos que hacer la vista gorda en beneficio de la construcción para la comunidad.

Los trabajos se inician montando el forjado sanitario sobre los cimientos. Hubiéramos preferido que los módulos se hubieran ensamblado en la factoría de Tembo Timber, pero no ha sido posible ya que no disponen de los operarios para este servicio de pre-montaje, así que solo nos queda la opción de montar los módulos en la misma obra para después unirlos.

994713_10202868698948834_1359367131_n

La estructura de entramado del sistema S_Low permite, y además aconseja, la prefabricación de los módulos estructurales en el taller, para después ensamblarlos unos a otros en la obra y formar los muros y forjados. De esta manera se ejerce un mayor control sobre la construcción, se producen menos mermas, y sobretodo, se agilizan los tiempos de la obra y se abaratan los costes. Pero como decíamos, en esta ocasión no ha sido posible, así que nos contentamos con ensamblar solo los módulos de los muros previamente en una de las clases cercanas de la escuela para después montarlos en la obra.

Los módulos normalmente están compuestos por un panel de madera OSB o contrachapado, arriostrado por un marco de pequeñas escuadrías de madera. En este caso, en Arusha, hemos tenido que usar tableros de madera de 20cm, en vez de paneles enteros, ya que era más económico. En este caso los módulos tienen unas dimensiones de 1,2×2,5m para los muros y 1,2×3,15m para los forjados.

0004-timber

A medida que se descargaban del camión las piezas de madera, tableros y escuadrías, Sandra iba inventariando las unidades. No tardó en darse cuenta que faltaban algunas piezas, de nuevo teníamos que lidiar con la adversidad (eufemismo de otra palabra peor) e improvisar con aquello con lo que disponíamos, hubo que reducir el número de módulos, por suerte pocos.

Al día siguiente Sandra repasó los planos e impartió una clase sobre montaje de entramado, ya que los “fundis” (constructores) nunca antes habían montado una estructura de madera de estas características, ni habían usado atornilladores eléctricos. Esto fue suficiente para que, a media mañana, ya se encontrara toda la tropa montando la estructura del forjado sanitario. Primero se fue montando todo el entramado de madera del forjado, atornillando en diagonal y cruzando los pasadores (como mandan los manuales), y después se fueron atornillando los tableros sobre el entramado, a modo de paneles resistentes, lo que forma una unidad de todo el entramado de madera. Una vez montado todo el forjado se pasó a impermeabilizar y proteger la madera con aceite de linaza al mismo tiempo que se comenzaban a montar los muros.

eretore-53

Los módulos de los muros se habían estado ensamblando dentro de una de las aulas de la escuela, donde se improvisó un pequeño taller, así que, una vez acabado el forjado sanitario, se inicio inmediatamente el montaje de los muros. Primero se montaron las esquinas, aplomando y escuadrándolas bien, para, a continuación ir levantando y uniendo el resto de módulos de los muros hasta cerrar la caja por sus cuatro lados.

eretore-50

0022-timber

Una vez levantados los muros el esqueleto de la estructura de madera ya estaba casi construido, y se comenzaba a dibujar en el espacio las dimensiones y la forma del edificio. Este momento ha sido muy gratificante por todo el equipo, sobretodo después de todos los esfuerzos y las calamidades pasadas solo para ejecutar las cimentaciones. La construcción ya esta en su etapa de madurez y se la puede mirar con orgullo, y cabe decir que es un bonito proyecto.

sandra-rient