Los Directores Generales de montes, biodiversidad, cambio climático, medioambiente de las CCAA así como los expertos concluyen que los principales retos para el impulso del sector forestal residen en la buena gestión de los recursos y servicios de los bosques, y el fomento de la bioeconomía circular y el empleo verde.

PEFC España celebró la edición 2020 del Foro de Directores en la mañana del miércoles, 20 de mayo. Un encuentro online sobre “Los bosques, sus productos y servicios en el mundo post-Covid. Medidas de futuro. Retos y oportunidades” con un fin muy claro: la mejora del posicionamiento del sector forestal y la puesta en valor de los beneficios que aporta a la sociedad en su conjunto, en un entorno que ha cambiado de forma radical tras la pandemia causada por el Covid-19.

Entre los numerosos asistentes al Foro (más de 250 inscritos) se encontraban profesionales del sector, expertos en políticas forestales, certificación, industria, gestores públicos, propietarios privados, prescriptores, gran distribución, comunidad científica y tecnológica, universidades, medios, sociedad civil, HORECA, incluso la industria aeroespacial, interesada en los materiales de origen forestal con prestaciones únicas.

Así, algunos de los interrogantes dirigidos al sector fueron ¿cuál es el futuro de los bosques en el mundo post-Covid y su papel en la salud? ¿qué medidas se pueden aplicar desde las administraciones competentes en esta nueva etapa?, ¿tenemos planes para fomentar la resiliencia de los ecosistemas forestales? o ¿pueden contribuir los bosques a solucionar el reto demográfico y son éstos y sus productos fuente de empleos verdes? han sido el punto de mira.

Hugo Morán, Secretario de Estado de Medioambiente, fue el encargado de inaugurar el encuentro apuntando que uno de los ejes centrales de la agenda política de España y Europa es el reto demográfico. La redacción de la futura Estrategia de Economía Circular, y el Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, los acuerdos actuales y futuros de la Convención Marco de Cambio Climático de  Naciones Unidas tienen como propósito asumir el liderazgo para lograr una economía baja en carbono donde el sector forestal es imprescindible e insustituible en su papel como sumidero de carbono y fuente de recursos sostenibles. Por su lado, la Estrategia de la UE sobre Biodiversidad para 2030 propone un gran plan de aforestación con meta 2030. Para ello, emplaza a la participación activa del sector forestal para readaptar sus estrategias en un escenario inmediato con visión de futuro.

Según el Secretario de Estado, la crisis sanitaria actual producida por la pandemia del Covid-19, y con ello, la crisis económica y social, ha llevado a todos los gobiernos a reflexionar sobre la necesidad de planificar las líneas de producción de primera necesidad en el ámbito nacional. “Los elementos de una producción deslocalizada deben incorporarse en la producción nacional en la que los distintos gobiernos y grupos de interés debemos trabajar de manera compartida” ha añadido.

 A través de la moderación del Foro, Jesús Casas Grande, Presidente del Grupo Tragsa,  dirigió preguntas a los Directores de las CCAA sobre la realidad forestal y las aportaciones de los distintos territorios a la mejora del sector y los ecosistemas forestales en el futuro post COVID. Sus intervenciones recogieron principios comunes para adaptar en cada territorio, planteando una serie de cuestiones que hicieron reflexionar sobre los retos y oportunidades de los bosques.

Ana Belén Noriega Bravo, Secretaria General de PEFC España, ha presentado el acto y elaborado algunos interrogantes hacia los expertos sobre la visión global, local, científica e intergeneracional de la importancia de los bosques, sus actividades y sus beneficios y ha destacado el significativo papel que están desempeñado las empresas españolas de la cadena de valor del sector forestal en la producción de mascarillas y otros productos sanitarios e higiénicos durante la crisis sanitaria, así como la necesidad de materias primas de proximidad.

En cuanto a las intervenciones de los Directores Generales de las Comunidades Autónomas* de Aragón, Asturias, Canarias, Cantabria, Castilla y León, Extremadura y Galicia sobre distintas medidas puestas en marcha o en futuro de diseño y aplicación, tras la crisis provocada por el Covid-19, cabe destaca afirmaciones que ponen en valor, no solo la importancia de los bosques, sino la de sus productos, la gestión forestal sostenible y la conciencia social, económica y ambiental que se necesita para avanzar y alcanzar nuevas metas y oportunidades.

Diego Bayona, Director General de Medio Natural y Gestión Forestal del Gobierno de Aragón ha abierto las intervenciones apuntando a la biomasa como opción económica del sector forestal en el nuevo modelo energético y ha plasmado la necesidad de la ordenación, planificación y gestión forestal sostenible para incentivar la productividad de los bosques y los recursos naturales en la lucha contra el cambio climático.

Fernando Prendes, Director General de Planificación, Infraestructuras Agrarias y Montes del Principado de Asturias ha destacado la importancia de implantar políticas forestales activas, con su correspondiente inversión, en las que se haga participar a la población que vive en el territorio.

José Domingo Fernández, Director General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, ha considerado necesarias medidas para asegurar la sostenibilidad de los servicios ecosistémicos, como el uso recreativo de los bosques al ser un reclamo para el turismo en Canarias que, a pesar de contar con un territorio fragmentado y de alta vulnerabilidad, disfruta de un buen estado de conservación gracias a la concienciación.

Antonio Javier Lucio Calero, Director General de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático del Gobierno de Cantabria, ha mostrado como caso de éxito la coexistencia de la actividad económica ganadera y forestal a través de un modelo de gestión de los montes que define las áreas de uso ganadero, de conservación de hábitats y de productividad forestal, con la conciliación de todos los agentes implicados, donde los valores ambientales y socioeconómicos están relacionados.

José Ángel Arranz, Director General de Patrimonio Natural y Política Forestal de la Junta de Castilla y León, ha hecho hincapié en el reto por gestionar de manera sostenible los recursos forestales existentes compatibilizando sus usos y servicios y creando empleo en el medio rural para aumentar la eficiencia, y conseguir rentabilidad y beneficios sociales. También destacó la relevancia de los bosques y espacios forestales como fuente de salud para la sociedad, especialmente en el futuro post COVID.

Pedro Muñoz Barco, Director General de Política Forestal de la Junta de Extremadura, por su parte, ha resaltado la importancia de garantizar el aprovechamiento de los recursos forestales de manera eficiente y sostenible. Anunció la Estrategia de Economía Verde y Circular Extremadura 2030 que contribuirá la economía y al empleo verde.

José Ignacio Lema Piñeiro, Director de la Axencia Galega da Industria Forestal de la Xunta de Galicia ha aportado soluciones para conseguir que la cadena de valor sea socialmente justa y llegue a todos sus eslabones. Destacó la importancia de la madera como material de baja huella de carbono especialmente para conseguir un sector de la construcción más sostenible.  

Fermín Olabe Velasco, Director del Servicio Forestal y Cinegético de Navarra, ha remarcado la importancia de hacer políticas comunes que fomenten los productos forestales y que impulsen una gestión forestal integral imprescindible para seguir avanzando en el posicionamiento del sector. Destacó la importancia de los aprovechamientos forestales y la necesidad de un mejor entendimiento de su relevancia por parte de la sociedad.

Carlos Uriagereka Larrazabal, Jefe del Servicios de Montes, Subdirección General de Gestión de Espacios Naturales y Servicios Generales de la Diputación Foral de Bizkaia, ha mencionado la necesidad de la participación de las administraciones, la industria y los propietarios para reunirse y tomar decisiones que apoyen y consigan paliar la situación de ésta y futuras crisis sanitarias, así como la importancia del relevo generacional a través de una inversión en montes, tecnificación, profesionalización y asesoramiento que dependan de la sostenibilidad basada en la bioeconomía.

Francisco Carreño, presidente de COSE, ha enfocado su visión hacia la necesidad del fomento de la diversidad de los montes españoles, sus bienes y servicios (tangibles y no tangibles) apoyándose en una mejora de la gestión forestal para conseguir una oferta óptima en cantidad y calidad que sea lo más eficiente socialmente.

Las intervenciones de los expertos comenzaron con Eduardo Rojas Briales, profesor Universitat Politècnica de Vàlencia y Board of Directors de PEFC Internacional, ha puesto el foco en la búsqueda de sinergias en los recursos públicos para encontrar puestos tractores que cubran los retos que se presentan y multipliquen los beneficios mediante el impulso de la biomasa, la adaptación de medidas internacionales o la diferenciación del IVA para productos renovables y certificados.

Antoni Trasobares, Director del Centre de Ciència i Tecnología Forestal de Catalunya, ha recalcado la aplicación de estrategias y políticas que se asienten sobre medidores económicos que incluyan el bienestar social y medioambiental y que consigan posicionarse como factor principal en la toma de decisiones de inversiones públicas y privadas.

En este encuentro lleno de nuevos interrogantes y grandes retos por afrontar, la gestión forestal sostenible avalada por sellos de certificación como PEFC es una de las medidas clave en el avance hacia un modelo de economía descarbonizada y circular necesario para el posicionamiento e impulso del sector forestal.

*El Director General de Biodiversidad de la CAM no pudo intervenir debido a problemas técnicos