La fundación trabaja con 3 diseños adaptados para pequeñas, medianas, y grandes necesidades de contenerización

Dar una segunda vida a los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, bajo los preceptos de la Economía Circular, es una acción que no se ha detenido con el Coronavirus. La Fundación ECOLUM RECYCLIA sigue trabajando como actividad esencial en la recuperación y reciclaje de RAEEs, donde un elemento clave es el contenedor y toda la cadena de valor que sigue tras él.

El protagonista invisible en el proceso de reciclaje profesional es el contenedor. Y acertar con un diseño y un packaging óptimo, han sido determinantes para modular la demanda y atender a los fabricantes, distribuidores e instaladores del sector de la iluminación, haciendo accesible el depósito de equipos obsoletos.

Una de las premisas para diseñar los contenedores que suministra ECOLUM RECYCLIA es su huella de carbono. Es decir, el empleo de materiales y una fabricación sostenibles, algo que se hace notar tanto en los formatos pequeño y mediano fabricados en cartón ondulado, y las grandes jaulas de acero. Un metal incluido en la economía circular, ya que puede reciclarse infinitas veces sin perder propiedades.

Pensados para grandes formatos, las jaulas metálicas son adecuadas para el depósito de luminarias y rótulos luminosos. Son quizás, el diseño habitual en centros logísticos, fabricantes y también distribuidores de material, grandes instaladoras, etc.

Los formatos pequeño y mediano de contenerización de lámparas de ECOLUM RECYCLIA permiten el almacenamiento de fluorescencia, leds, y también lámparas de descarga. Son los contenedores pensados para instaladores y distribuidores profesionales, con los que nace el compromiso de ubicar éstos en sus instalaciones, debidamente mantenidos, y solicitar la recogida cuando estén llenos.

En especial, el contenedor pequeño de cartón es uno de los más valorados. Su diseño permite a ECOLUM RECYCLIA acercar también la Economía Circular a pequeños comercios, canal bricolador, ferreterías, tiendas de iluminación, y almacenes de material, entre otros. Con todas las ventajas que significa comprometerte con la sostenibilidad del planeta, dando una nueva vida a los materiales recuperados.

Los contenedores para lámparas y luminarias tienen también otra misión: ubicados en grandes superficies, y en establecimientos donde accede el público no profesional, se está fomentando buenos hábitos al ciudadano con una red profesional que da nueva vida a los residuos de aparatos de iluminación.

Ya sea un contenedor pequeño, mediano o grande, ECOLUM RECYCLIA adquiere un compromiso junto a los fabricantes, distribuidores, instaladores y pequeños comercios con los que garantiza la correcta contenerización y que lleguen en buen estado los residuos de iluminación recogidos.