Los edificios destinados a las residencias para la tercera edad son de los más exigentes en materia de confort acústico y calidad del aire interior. La acústica es un concepto a tener en cuenta a la hora de diseñar espacios dedicados a personas de edad avanzada puesto que un porcentaje elevado de esta población presenta trastornos de la audición. También resulta de suma importancia mantener una higiene rigurosa y un control de la contaminación biológica óptimo para impedir la propagación de agentes infecciosos. Por estos motivos, el estudio B15 Arquitectura apostó por los techos suspendidos Armstrong a la hora de realizar el proyecto de la residencia “Caser Residencial La Moraleja” en Alcobendas.

Con unas instalaciones de más de 17.000 m2, esta nueva residencia geriátrica dispone de 200 plazas y ofrece las prestaciones para la tercera edad más avanzadas, para que en todo momento sus ocupantes disfruten de un confort óptimo. El centro cuenta con servicios de comedor, gimnasio, peluquería, biblioteca, aula informática, entre otros, pero también ofrece tratamientos especializados así como asistencia médica, enfermería, rehabilitación, terapia ocupacional o animación sociocultural.

53805b_Caser_© Francisco Urrutia

© Francisco Urrutia

 

El edificio se construyó con los más altos estándares de calidad, teniendo en cuenta la optimización de la eficiencia energética, ámbito en el que Armstrong no ha cesado de innovar en los últimos años aportando soluciones novedosas y respetuosas con el medioambiente. El equipo de B15 Arquitectura optó por diseñar un edificio singular libre de barreras arquitectónicas – para no dificultar la movilidad de los ocupantes – con mucha amplitud y luminosidad en las estancias comunes y las habitaciones.

“A la hora de definir el proyecto de la residencia, y dado el carácter del edificio, la cantidad de instalaciones y su complejidad, jugaron un papel clave dos prioridades: crear un espacio acogedor, familiar, agradable y relajante para los usuarios, y utilizar materiales de alta calidad, durabilidad y fácil mantenimiento. Los falsos techos de Armstrong respondían a estas dos exigencias y satisfacían las necesidades de todos los mantenedores y usuarios” explica José María Sainz, socio de B15 Arquitectura.

© Francisco Urrutia

© Francisco Urrutia

La acústica en las residencias geriátricas:

“Elegimos el Bioguard Acoustic para la mayoría de los espacios por su excelente comportamiento acústico (…) creando un ambiente agradable para la conversación y sin reverberación. Del mismo modo, fue decisivo el comportamiento bactericida de los falsos techos al tratarse de un edificio público con usuarios con delicado estado de salud. En este producto encontramos un equilibrio muy adecuado de dos exigencias fundamentales para espacios de uso por personas mayores” concluye José María Sainz.Unos niveles de contaminación acústica altos pueden dificultar la comunicación interpersonal así como la comprensión general del usuario, sobre todo en personas de edad avanzada. La inteligibilidad (entender y ser entendido), la concentración (no ser molestado por factores externos) y la confidencialidad (no ser oído por terceras personas) son por lo tanto elementos claves en una residencia de ancianos. Por este motivo, se instalaron hasta 4.500 m2 de techos acústicos Bioguard Acoustic Microlook de Armstrong en las zonas generales del edificio (planta baja y zona de comedores). Bioguard Acoustic de Armstrong lleva un velo de fibra de vidrio en su superficie que proporciona al producto un aspecto suave, asociado a un excelente nivel de absorción acústica. Su reflexión de la luz de hasta un 85% permite transmitir la luz del día en los lugares más lejanos de la fuente luminosa natural. El tratamiento de pintura Bioguard evita además el desarrollo de bacterias virulentas, moho y hongos.

© Francisco Urrutia

© Francisco Urrutia

En las zonas de cocinas, sujetas a la humedad y a los vapores que se generan mientras se prepara la comida, se instalaron 300 m2 de techos metálicos pre-lacados ORCAL PC DUO Liso de Armstrong, con una resistencia a la humedad del 95% y una clasificación al fuego Euroclass A1.

Por último, en los aseos se colocaron 160 m2 de placas de techo de silicato de calcio, NEWTONE Residencial de Armstrong, apropiadas para su instalación en áreas sujetas a la humedad y las temperaturas extremas, con una resistencia a la humedad del 100%.

Ficha técnica:

Proyecto: Caser Residencial La Moraleja

Estudio de Arquitectura: B15 Arquitectura

Instalador: Derfol

Soluciones Armstrong: Bioguard Acoustic Microlook, ORCAL PC DUO, NEWTONE Residencial.

Fotografía: Francisco Urrutia